La Peña el Cuadro surge en 1.965 por un grupo de amigos de los barrios de Santa Bárbara y de las Casas con edades entre 14-16 años. Iniciamos la andadura reuniéndonos  en Santa bárbara, puesto que de allí procedíamos  casi todos los fundadores. Esas primeras reuniones fueron el germen de lo que hoy es  la Peña el Cuadro. Decidimos, un poco por imitación de los mayores de la Peña el Reseca, nuestros ídolos sanjuaneros puesto que compartíamos el mismo barrio, hacer nuestra pequeña peña en 1.966. Es a la hora de hacer blusón para las fiestas y elegir la tela de cuadros blancos y negros cuando el dependiente de la tienda nos dijo que íbamos a hacer “el cuadro”. Así surgió la idea de llamarnos “El Cuadro”. Este blusón, con un escudo de los doce linajes como bolsillo, pantalón vaquero azul, pañuelo blanco y zapatillas blancas, fue el primer traje de nuestra peña. En 1.966 se compusieron dos canciones escritas por el señor Poza “Venga juerga en diligencia” y “Porrón Pon Pon”, a quien recordamos con profundo respeto y admiración porque compartió con nosotros esos sueños e ilusiones.                            

Cargados de ilusiones e inquietudes sanjuaneras aumentamos nuestra pequeña panda. Se compusieron otras canciones, “Del Cuadro tenías que ser” y “Son, son, son”. Esta vez los autores fueron: Vidal Gil, Luís Carmelo Gonzalo y Jesús Álvarez.

Seguimos siendo una mezcla de sanjuaneros de la calle Santa Bárbara y del barrio de las Casas los que configuramos los primeros tiempos de la peña. Terminados los sanjuanes de 1.968, comenzamos a trabajar sobre un proyecto común. Nos apuntamos en el Ayuntamiento para darle carácter formal y pasar a ser una de las seis peñas que hoy conforman el panorama sanjuanero. Empezamos en enero de 1.969 los preparativos.

Nombramos a la directiva, con Vidal Gil Rincón como presidente, Luís Carmelo Gonzalo Muñoz como secretario, aceptamos un nuevo uniforme muy parecido al actual y un banderín. Asimismo, empezamos a buscar financiación y elegimos la Plaza Ramón y Cajal para las verbenas. Nuestra primera charanga fue los “Hifi”. Elegimos como sede de reuniones el Bar Parrita. Nuestro objetivo: llegar hasta los 30 componentes exigidos por el Ayuntamiento para cobrar la subvención. Como anécdota, el primer presupuesto de la peña fue de 84.975 pesetas. Cabe destacar que el primer año, dos de los 26 componentes fueron chicas.

Peñistas con Burro en la Puerta de la Dehesa
En Valonsadero
En valonsadero

El Domingo de Calderas de 1.969 corre el rumor de que a la Peña El Cuadro se le va a quitar la subvención porque no llega a los 30 componentes. El presidente de la peña El Desbarajuste se enteró de este “chascarrillo” y nos presta cuatro componentes, puesto que a la salida un municipal estaba contando a los miembros de nuestra peña. Así pudimos cobrar el Domingo de Calderas, un favor del que estamos muy agradecidos al Desbarajuste. Los primeros años nunca cobrábamos la totalidad de la subvención debido a las multas que teníamos, todas ellas por saltar algún componente el Viernes de Toros a la plaza a por los cachirulos o las banderillas. Nuestra charanga, los Hifi, estaba compuesta por músicos que no sobrepasaban los 18 años y después de tocar en la verbena nos 8ibamos a la Rosaleda y al Alto de la Dehesa para amenizar las madrugadas a las parejas que había por aquellos lugares. Se instaura el Viacrucis el Lunes de Bailas, aunque casi nunca los terminábamos porque se nos agotaba el vino.

El primer año en los bajos de la calle Numancia se compuso la canción de la peña que todavía se toca hoy. Fue una refundición de algunas canciones anteriores junto con la de la peña El Reseco.

En 1.972 fuimos la peña más innovadora de todas al traer a nuestra plaza para que amenizara las verbenas al grupo de moda “Almas Humildes”. Fue un éxito.

Los integrantes que asistieron a la reunión una semana antes de que comenzara la sanjuanada acordaron que los componentes que estuvieran haciendo la Mili no pagarían cuota. Y cómo no vamos a recordar con nostalgia aquéllas reuniones en Radio Juventud de Soria (hoy RNE)en el año 1.972 con Saturio Ugarte del Río, conocedor de los sanjuanes, director de la emisora, en cuyo despacho surgió la idea de crear el Certamen literario “Toro de Plata”. Íntimamente ligado a la peña, fue presidente de honor. En el primer certamen se ocupó de organizar el acto de entrega en la discoteca Caballero, qué preciosidad de acto. No falto nada. Hay que recordar también como persona muy importante en la peña, sobre todo los primeros años, a Carmelo de Miguel, que no regateó ningún esfuerzo para que todos los años tuviéramos el Miércoles el Pregón listos para empezar la sanjuanada. Sin él difícilmente podríamos estar hablando hoy de la Peña El Cuadro.

Una peña sin igual de solera y gran historia

Una peña sin igual
de solera y gran historia